Home / / Experiencias/ Carnavales de Morelos
La disponibilidad y horarios de los destinos y recintos aquí publicados, puede variar debido a la contingencia sanitaria. Asegúrate de consultar sus páginas oficiales previo a tu visita.

Carnavales de Morelos

 

Los Carnavales son las fiestas más esperadas por muchos; se dan en diferentes regiones del país y aquí en Morelos tenemos nuestra temporada de carnavales que inicia a finales de enero. Como todo Carnaval, celebramos una fiesta popular en grande, en donde participan todas las personas del pueblo, llenas de mucha alegría, colores, música y sobre todo tradición.

 

Cada pueblo que es sede del carnaval, se organiza para que todo salga mejor que en años pasados y van juntando dinero a lo largo de los meses para que todo esté listo y organizado, ya que no sólo el Carnaval consiste en el Desfile de las comparsas de Chinelos y la banda de viento por toda la ciudad, también, dependiendo del lugar, se organizan diferentes actividades culturales como teatro del pueblo, desfiles con carros alegóricos, venta de artesanías y comida, así como espectáculos musicales y bailes con grupos locales y nacionales.

 

Los personajes principales que encabezan los carnavales son los Chinelos, para conocer más sobre ellos te invitamos a leer este artículo. La palabra "chinelo" tiene su origen de la palabra Tzinelohua y significa “el que mueve los pies y la cadera”, pues en verdad es así como ellos bailan, dando además pequeños saltos; cada pueblo tiene su estilo, pero en general no hay una coreografía muy definida, ya que cada uno imprime su sentir dependiendo del ritmo de la música, que es tan contagiosa, que uno no puede dejar de bailar; el ritmo de la tambora y de los platillos es como una especie de hechizo que te incita a brincar y seguir bailando.

 

La temporada de carnavales abre con el Carnaval de Jiutepecque es una región ubicada en la zona metropolitana del Estado de Morelos, a tan solo 20 minutos del centro de Cuernavaca y en donde generalmente celebran su carnaval en la segunda quincena de enero; es uno de los carnavales más visitados. Como dato: en ediciones anteriores han llegado a asistir hasta 150 mil personas entre los 4 días que dura el carnaval.  El primer día se celebra una misa para ofrendar la fiesta a Dios y con eso inician las actividades del carnaval. El encuentro de comparsas es la primera aparición de los Chinelos, en donde se llegan a juntar hasta 800 chinelos en un desfile, en el que todos los grupos danzantes (llamados comparsas), vienen de las regiones aledañas para presentarse en el zócalo y bailar con su grupo al son de la banda de viento.

Después de este primer evento le sigue desfile y show de las “viudas”, que es una parodia representada por hombres vestidos de mujeres, con el objetivo de ahuyentar el mal humor y enterrarlo “literalmente”, ya que llevan cargando un ataúd que lo simboliza Seguido de este gran show, se hace el “Brinco del Chinelo” donde todos los chinelos y la gente, bailan al ritmo de la tambora y las trompetas que parecen incansables, ya que dura todo el día. Los últimos desfiles son la versión del brinco del chinelo representado por niños. En medio de toda esa fiesta puedes encontrar una exposición de gastronomía y artesanías.

Foto: Mexicoxp

Foto: Mexicoxp

Yautepec se distingue por sus múltiples atractivos turísticos y su Carnaval, que se caracteriza por tener a los Chinelos más coloridos y con los trajes más espectaculares de todo Morelos. Este inicia a mediados de febrero con el desfile de las Viudas del Mal Humor, como en otros carnavales, las viudas son hombres vestidos de mujeres que van recorriendo las calles de la cabecera municipal, cargando una caja de madera simulando un ataúd, donde llevan supuestamente al difunto San Juan Carnaval o “El mal humor”, el cual es lanzado al río de Yautepec al final del recorrido. 

Foto: Topadventure

Cada año los artesanos innovan siempre sus diseños y aplicaciones, ya que se realiza un concurso para elegir al mejor traje de chinelo, los cuales son presentados en un desfile que recorre las calles de la ciudad, acompañados de la música de la banda; todos los asistentes tienen la oportunidad de admirar las creaciones de los artesanos a detalle, al desfile se suman también chinelos de otras localidades y grupos de danzantes como los llamados "Tecuanes" o "Viejitos de Axochiapan", que son personas ataviadas con ropas indígenas, sombreros de palma y máscaras de viejitos. Cada barrio o colonia que representa alguna comparsa, desfila mostrando sus banderas que los identifican, además de la reina del carnaval de su barrio, en cada comparsa se integran diferentes tipos de shows como carros alegóricos, acróbatas en motocicleta, coheteros que anuncian el paso de cada barrio... y terminando el desfile, viene el concurso de los mejores trajes, luego sigue el baile del Brinco del Chinelo y hacia el cuarto día de carnaval, llega el final del mismo, sin embargo, cierra con broche de oro con shows de grupos musicales locales y nacionales.

En todo el carnaval podrás encontrar una gran oferta gastronómica, te recomendamos probar los tamales de ceniza, la barbacoa de cabrito y la tradicional cecina con queso.

 

El carnaval de Tlaltizapan inicia a mediados de febrero, cinco días antes del miércoles de ceniza, donde se juntan 7 comparsas pertenecientes a cada uno de los barrios del pueblo. El rasgo característico de los trajes de chinelo de este lugar es que se presentan con bordados, chaquiras y lentejuelas. El primer día, los chinelos desfilan por cada calle del pueblo y cada familia dona algo para la celebración. Además del tradicional “Brinco del Chinelo”, también se lleva a cabo la coronación de la Reina y el Rey del Carnaval. 

Foto: José García Alonso "Cuervo"

Esta celebración se junta con las festividades de semana santa, por lo que si te lanzas a este carnaval, cárgate de energía para seguir con la fiesta y poder ver las celebraciones de la semana mayor, que consisten en jaripeos, la procesión y representaciones de la pasión de Cristo. Vale la pena tomar varios días para conocer el pueblo, pues entre toda esta fiesta, debes saber que este es uno de los puntos de la Ruta Zapata

Foto: Xploramx

Aquí se encuentra el Ex Cuartel del General Emiliano Zapata y que actualmente es el Museo de la Revolución del Sur, así como la Parroquia de San Miguel Arcángel, que cuenta la historia que Zapata veneraba la imagen del padre Jesús que se encuentra hasta ahora; y justo enfrente, también podrás admirar el Mausoleo que mandó construir el general para honrar a sus generales que murieron en batalla y que ahí descansan. 

 

Tlayacapan es la cuna de los Chinelos. En este Pueblo Mágico se vive uno de los carnavales más importantes de Morelos y se celebra en febrero, en la primera semana de Cuaresma, fiesta que está relacionada con la celebración religiosa de la Pasión de Cristo, donde los lugareños también la llaman la semana de “El Brinco”

Don Brigido Santa María Morales, padre de la tradicional banda de Tlayacapan, fue quien realizó la notación para componer las melodías que tradicionalmente se tocan para los bailes del chinelo; él mismo contaba que antes, cuando los españoles habitaban el pueblo, no había fiesta para la gente pobre, y solo ellos hacían sus fiestas que trajeron desde Europa llamada “Las Carnes Calendas”, donde se disfrazaban a su modo y salían al pueblo armando alboroto, mientras la gente del pueblo no hacía nada y solo era espectador de sus desmanes. Así que un grupo de audaces trabajadores o como decimos en México, de "mitoteros", en el año de 1867, se reunieron para hacer una celebración los mismos días de las fiestas de los españoles, y con ello crearon los trajes que ahora conocemos como huehuenches, que son no era más que ataviarse de ropas viejas imitando al capataz, al usurero, al hacendado y hasta al cura del pueblo... con máscaras hechas de cartón con barbas largas y partidas hechas de ixtle, de esta manera ocultaban su identidad para burlarse de ellos. En la espalda se colgaban un trapo con frases insultantes hacia sus opresores. 

 

Los trajes de los chinelos de Tlayacapan se puede decir que son los más sencillos, pero no por ello dejan de ser bellas piezas que consisten en una bata larga blanca con tres franjas azules en las mangas que representan las 3 comparsas, al igual que las plumas del sombrero. Otra de las características que distingue a los chinelos de Tlayacapan es que al bailar, brinca con pareja y habla con falsete, ningún otro chinelo habla, es decir cuando hacen su representación y van desfilando o bailando, ninguno se dirige a las personas excepto los chinelos de Tlayacapan, este modo de hablar viene igualmente de las antiguas costumbres que usaban para ocultar su identidad.

El carnaval inicia cuando la banda empieza a tocar en la casa del primer autor, quien es la persona asignada por el pueblo para organizar el carnaval y que pertenece a alguna de las tres comparsas de chinelos (América, Azteca y Unión). Este evento comienza como a las 4:00 de la tarde, posteriormente se reúnen en el puente de la amistad y se tocan unas canciones, así es como se da inicio al carnaval; de ahí se dirigen al centro del pueblo. Al día siguiente las comparsas y las bandas hacen unos recorridos en los diferentes barrios junto con los niños del pueblo ondeando las banderas de cada uno. 

 

Después de esto se da inicio al baile del Brinco del Chinelo. En el tercer día, los festejos empiezan desde las 11 de la mañana, donde otro grupo toca y se hacen recorridos por las calles del pueblo con las comparsas hasta llegar al centro del pueblo, ahí se hace la tradicional formación. Esta es la festividad más relevante del pueblo y la gente se prepara durante todo el año para este evento, las personas de los diferentes barrios cooperan con una cuota para llevar a cabo el Carnaval.

Una noche antes del miércoles de ceniza, está por terminar el carnaval y es cuando se lleva a cabo el Baile Grande, que presenta una cartelera de grupos de talla nacional y dura hasta la madrugada; la mañana del miércoles de ceniza es el llamado Baile de la Tristeza, ya que es el último día del carnaval. Las comparsas llegan al centro del pueblo y hacen un pequeño recorrido, luego dan las gracias en una de las iglesias para después ir a la casa del primer autor a tocar las últimas piezas, finalmente, todos se quedan a comer algo. Es así como termina el carnaval después de 3 días sin descanso y pura fiesta.

 

El Carnaval de Tepoztlán, se celebra en uno de los pueblos mágicos que existen en Morelos con mayor afluencia turística por sus atractivos; se trata de un pueblo místico, lleno de colorido, con hermosas tradiciones, mucha cultura y deliciosa gastronomía, rodeado de montañas con abundante naturaleza. Aquí el carnaval se lleva a cabo en febrero, unos 4 días antes del miércoles de ceniza, pero los preparativos inician desde mucho antes. Aquí, las comparsas de chinelos recorren las calles junto con la banda de música de viento y van recolectando dinero para juntar recursos para hacer la celebración. 

Ya para el día de inicio del Carnaval, en cada barrio se cantan las mañanitas, mientras dos chinelos alzan y agitan su bandera, de esta manera comienzan los festejos. Es interesante saber que cada bandera tiene plasmado un símbolo con una representación de un animal y que identifica a cada barrio: la hormiga representa a la comparsa América Central del barrio de La Santísima, el sapo representa a la comparsa Anáhuac del barrio de Santo Domingo, la lagartija es el símbolo que representa la comparsa de la Unión del barrio de San Miguel y la cacomixtla representa al barrio de Santa Cruz. 

 

Para una celebración tan grande, el pueblo desmonta el tradicional mercado que se ubica en la plaza principal, es ahí donde llegan las comparsas que bajan de cada barrio, al llegar, los bailes comienzan y es en este momento donde ellos compiten para ver cuál es la que encabezará el baile, dando algunas vueltas alrededor de la plaza y bailando con el estilo que cada uno le imprime a su representación. 

Es un momento de verdadero espectáculo, algarabía y color para los espectadores, sobre todo para los que vienen por primera vez, pues resulta impresionante ver cómo bailan con gran vitalidad y energía por tanto tiempo con los trajes que son bastante pesados y hechos de terciopelo negro, decorados con bordados, lentejuelas y canutillo. Después se tocan algunas piezas más tranquilas para que la gente del público se integre y las parejas puedan disfrutar de la fiesta. El baile más importante es el llamado “Brinco del Chinelo”, que consiste en dar pequeños saltos con la punta de los pies al ritmo de la música de la banda de viento. Este baile normalmente inicia a las 4 de la tarde y dura hasta las 9 de la noche. 

Te recomendamos que planees tu viaje y reserves tu estancia con anticipación, ya que esos días suele ocuparse al 100% el hospedaje y vale la pena  quedarse varios días para que tengas la oportunidad de conocer el pueblo, subir al cerro del Tepozteco, visitar su catedral, museo, y más. Durante la fiesta hay una gran cantidad de puestos de comida donde podrás disfrutar de platillos típicos como los tradicionales itacates, que son gorditas de maíz fritas en forma de triángulo que rellenan de diferentes guisados (también las puedes comer con tan solo crema y queso), tacos de cecina con chapulines, tlacoyos, barbacoa... en fin, todo tipo de delicias. Además, encontrarás venta de artesanías y muchas actividades más.

 

Hemos mencionado sólo algunos de los principales Carnavales que se celebran en Morelos, sin embargo, la temporada se termina hasta abril, brindando muchas opciones más de destinos en donde encontrarás estas coloridas fiestas tradicionales. Aquí te los compartimos:

 

  • Emiliano Zapata - inicios de febrero
  • Tilzapotla - inicios de marzo
  • Atlatlahucan - mediados de marzo
  • Mazatepec - primera semana de marzo
  • Miacatlán - segunda semana de marzo
  • Tetecala - tercera semana de marzo
  • Axochiapan - tercera semana de marzo
  • Anenecuilco - Segunda semana de abril

 

Todos ellos, exaltando la alegría de la fiesta y sobre todo el orgullo de ser Morelenses, de tener estas celebraciones que no solo traen una gran derrama económica, sino también la oportunidad de dar a conocer nuestras tradiciones, las cuales atesoramos mucho y así hasta el próximo año que venga la temporada de Carnavales.

OTRAS EXPERIENCIAS, QUE PUEDEN SER DE TU INTERÉS