Home / Gastronomía / Experiencias/ Los sabores típicos de Morelos
La disponibilidad y horarios de los destinos y recintos aquí publicados, puede variar debido a la contingencia sanitaria. Asegúrate de consultar sus páginas oficiales previo a tu visita.

Los sabores típicos de Morelos

Una de las cosas de nuestra lista de qué hacer cuando viajamos es probar la comida típica del lugar, y es que no hay mejor forma de conocer una región que a través de su gastronomía, ya que en cada ingrediente está reflejado el esfuerzo de muchas manos, un simple bocado te produce sensaciones memorables y una gran satisfacción para los sentidos.

En Morelos existe un sincretismo de sabores que vienen de diferentes regiones o estados, pero que al llegar a tierra morelense se fusionaron con los ingredientes de esta tierra y crearon sabores propios que se han vuelto ya característicos y tradicionales. También tenemos platillos únicos de Morelos que vienen de tradiciones milenarias y que se han transmitido de boca en boca para que hoy podamos seguir disfrutando de esos sabores que solo existen en México.

Por supuesto que cada región del Estado tiene sus propios platillos tradicionales, pero aquí hablaremos de los más característicos tomando en cuenta el juicio de todos aquellos que se consideran de buen diente y exploradores de sabores. Aquí te presentamos nuestra lista de los que consideramos los mejores platillos tradicionales de la comida Morelense.

Como primer lugar está:
 

La cecina de Yecapixtla:

Esta se vende por todo el estado, pero comerla en Yecapixtla es lo mejor. Esta carne curada con sal y secada al sol, técnica que antiguamente se usaba para conservar la carne y que sigue vigente hasta nuestros días. Le da a la carne un sabor inigualable que combinado con unas tortillitas hechas a mano, crema, queso fresco, ensalada de nopales y una buena salsa, ¡es para chuparse los dedos!

Tacos acorazados:

Es una comida completa en un solo taco, y decir un solo taco es poco, ya que cuando te sirven el plato en realidad salen como 4 tacos, porque las porciones son enormes.  Este grandioso taco está compuesto por doble tortilla hecha a mano (de ahí el nombre de acorazado) con una cama de arroz rojo y un guisado encima, ya sea huevo duro, milanesa, chile relleno, tortita de papa, chicharrón en salsa verde, en fin puede ser cualquier guisado. Seguro quedarás satisfecho con uno solo pero con ganas de probar los demás. Se dice que su origen está en Cuautla y de ahí llegó a Cuernavaca, pero hoy en día podrás comerlo en todo el estado en puestos locales.

Los Itacates de Tepoztlán:

Si vas a Tepoz y paseas por su mercado en la plaza central, notarás que en casi todos los puestos hay unos triángulos hechos de masa, estos son los típicos itacates que están preparados con masa de maíz, manteca y queso, lo que les da un sabor muy característico. Puedes pedirlo sencillamente con crema y queso por dentro o también pueden rellenarlo de guisado, como papas con chorizo, pollo, cecina (que no puede faltar por supuesto), o cualquier otro guisado. Puedes agregar crema, queso y su salsita que tanto caracteriza a la comida mexicana. Te recomendamos que te lleves un paquete a casa para que los prepares después a tu gusto.

El Pozole Blanco:

Este platillo es considerado un ícono de la gastronomía nacional porque se prepara en muchas regiones de nuestro país, pero el de Morelos tiene lo suyo, no solo por su sabor sino también por los complementos que lo acompañan. Este platillo que está hecho a base de caldo de maíz cacahuazintle y en Morelos se le agrega aguacate, cebollita, orégano, chile piquín si lo deseas, limón y se acompaña con tacos dorados. En Cuernavaca existe el tradicional jueves pozolero, para que por lo menos un día a la semana te comas un buen plato de pozole, no solo en festividades u ocasiones especiales.  Ya sea de pollo o de cerdo es una comida muy completa y deliciosa.

Pipián Verde:

Es un tipo de mole verde hecho a base de pepitas de calabaza seca y tostada, molidas con hojas de aguacate, chile fresco, tomates, especias, ajo y cebolla. Su textura es tersa y su sabor es incomparable, Se puede comer con pollo o carne de cerdo, y es costumbre acompañarlo con un tamal de sal. Es un platillo típico en las fiestas patronales, día de muertos y eventos especiales, pero lo puedes disfrutar todo el año en los restaurantes de comida mexicana que te ofrece Morelos.

Tamales de Pescado:

Este es otro claro ejemplo de los platillos heredados de la época prehispánica, ya que su preparación consiste en envolver una mojarra en una hoja de maíz (de ahí el nombre de Tamalli que significa envuelto) aderezado con una salsa verde o roja. No lleva masa como los tamales tradicionales, sino que el la envoltura ayuda a la cocción perfecta del pescado a fuego lento en un comal, dándole un sabor ahumado por la hoja del maíz tatemada. Es un clásico de la región sur del Estado, muy saludable y de sabor irresistible, cuando visites Coatetelco, en el municipio de Miacatlán no olvides probarlos y de paso como postre debes probar las nieves de Alpuyeca.

Tacos de Chapulines:

Este platillo es para los intrépidos que gustan de sabores exóticos, aunque a muchos les parece realmente aberrante comer insectos, te aseguramos que una vez que los pruebes no querrás dejar de comerlos, además de que contienen muchas más proteínas que otros alimentos que comemos normalmente. Los chapulines son sazonados con chile, limón, sal y se comen en una tortilla hecha a mano con una buena salsa de guacamole. Si visitas Tepoztlán podrás comprar una bolsita con los vendedores en el mercado o pedir una orden de tacos para comer ahí mismo.

Huauzontles:

Este es uno de los súper-alimentos que México ha aportado al mundo, ya que contiene muchas propiedades benéficas para la salud como antioxidantes y vitaminas A, E y C, calcio, hierro y fósforo. En el México de Moctezuma era también considerado como un alimento principal, igual que el maíz, el frijol, el amaranto y la chía. En Morelos lo preparamos relleno de queso, capeado y bañadas en un caldillo de jitomate. Para comer este platillo es necesario meter las manos y quitar con los dientes las semillas de sus tallos, todo un ritual en la mesa que lo convierte en una verdadera delicia.

Frijoles Ayocotes con adobo:

Es un tipo de frijol de tamaño más grande que el común y de color morado, se puede preparar en diferentes platillos, ya sea como acompañamiento del mole o como platillo principal, como frijoles ayocotes con carne de puerco en adobo.

Arroz de Morelos:

Aunque el arroz es un platillo que podemos encontrar en todo México y sus preparaciones son muy variadas, el arroz de Morelos es considerado el mejor de México. Cuenta con denominación de origen, esto significa que la calidad de este producto es considerado gourmet por su siembra tipo artesanal, condiciones de la tierra y climatológicas del Estado, lo cual lo ha llevado a ganar premios nacionales e internacionales.

OTRAS EXPERIENCIAS, QUE PUEDEN SER DE TU INTERÉS