Home / Turismo gastronómico / Experiencias/ ¿Dónde comer churros en el Centro de Cuernavaca?
La disponibilidad y horarios de los destinos y recintos aquí publicados, puede variar debido a la contingencia sanitaria. Asegúrate de consultar sus páginas oficiales previo a tu visita.

¿Dónde comer churros en el Centro de Cuernavaca?

¿Quién no ha disfrutado de una buena taza de chocolate con churros sopeados como decimos aquí en México? Es decir, remojados en el chocolate… Seguro que tan solo de imaginarlo se te está haciendo agua la boca; y es que son una delicia de la panadería mexicana que no puede faltar en los desayunos, cenas en familia, en las ferias o las plazas, donde los podemos degustar rellenos de cajeta, leche condensada, chocolate o mermelada. 

La verdad es que se pueden comer a toda hora y en cualquier lugar, pero es mucho más rico cuando puedes comerlos recién hechos y calientitos, ¿no crees?

 

A veces cuando probamos algo, simplemente nos limitamos a saborear y disfrutar... ¿Quién podría pensar en otra cosa mientras el sabor del azúcar, la canela y la crujiente textura de este delicioso pan se deshace en la boca? Casi nunca nos ponemos a pensar en cómo se elaboró o de donde viene tal combinación de sabores, lo cierto es que todo platillo tiene su historia, su origen y los churros no son la excepción. 

Seguramente no sabías que en realidad esta delicia de la panadería mexicana tiene su origen en China, allá por el siglo XII en la dinastía de Song Qin Hui. El churro conserva su nombre hasta la actualidad en dicho país como “Youtiao”, solo que son un tanto diferentes a los que estamos acostumbrados, ya que la masa es salada y se sirven acompañados de leche de soya o salsa picante y arroz. Actualmente se siguen comiendo estos panes que se servían en pares y se considera como una comida callejera muy modesta que puedes encontrar en los puestos de las calles de Shangai.

 

Pero, ¿cómo es que llegó a México esta crujiente y dulce pieza de pan?

 

Fue a través de España y Portugal, solo que los españoles le pusieron su toque personal cambiando la sal por azúcar, le dieron la forma característica que reconocemos ahora como una estrella y lo rebautizaron como Churro, ya que parecía una cornamenta de la oveja Churra originaria de Castilla, por su forma en espiral. En México se tiene registro de las primeras churrerías en el siglo XIX.

 

Después de hacer este breve recorrido histórico seguramente querrás saber en donde puedes encontrar el lugar ideal para disfrutarlos aquí en Morelos. 

 

Nuestra recomendación viene acompañada de un buen paseo por el centro histórico de la ciudad de Cuernavaca, un fin de semana en la tarde es ideal para pasar a uno de los mejores lugares para degustar churros con chocolate y otras delicias.

Su nombre es La Morita Churrería, un lugarcito muy acogedor donde para acompañar tu orden de churros recién hechos, podrás elegir para tu bebida entre chocolate tradicional, chocolate español (que es un poco más espeso) y chocolate francés (que tiene un toque de vainilla). También el churro helado es delicioso, se trata de un helado que en lugar de cono de galleta tiene un cono hecho de churro.

Cabe mencionar que los dueños del lugar utilizan ingredientes traídos de Oaxaca, como el chocolate artesanal y al igual que la elaboración del mismo, que es totalmente artesanal, dan como resultado un sabor inigualable. Si quieres refrescarte puedes ordenar una bebida conocida como “Chilate” originaria de la costa chica de Guerrero, una verdadera delicia elaborada con cacao, arroz, canela y piloncillo, pero se toma fría. 

Además ahí mismo puedes encontrar otros bocadillos como tacos y tortas de cochinita pibil, crepas dulces y saladas y muy pronto ofrecerán tapas españolas. Por lo que podrás pasar un lindo y delicioso momento después de un recorrido por las calles del centro. Se ubica justo frente a la Catedral, en la calle de Comonfort.

No olvides visitar otras de nuestras recomendaciones para saber qué hacer en el Zócalo de Cuernavaca y sus alrededores.

OTRAS EXPERIENCIAS, QUE PUEDEN SER DE TU INTERÉS