Home / Que hacer / ¿Qué hacer en el Zócalo de Cuernavaca?
La disponibilidad y horarios de los destinos y recintos aquí publicados, puede variar debido a la contingencia sanitaria. Asegúrate de consultar sus páginas oficiales previo a tu visita.

¿Qué hacer en el Zócalo de Cuernavaca?

Para nuestra cultura la palabra zócalo es muy común y contiene muchos significados tanto culturales, como políticos y sentimentales; según la definición de la Real Academia Española es la “Plaza principal de una ciudad”, pero para nosotros los mexicanos es mucho más que eso, es un lugar de encuentros. Pensar visitar el zócalo es, dar un paseo el domingo, “quedarse de ver” en el zócalo con algunos amigos o algún pretendiente, es una actividad que solemos hacer, sentarse en alguna banca en la plaza y comprar helados, globos, elotes, visitar el kiosco y caminar por sus alrededores es la perfecta idea de pasar un tiempo en familia. Este lugar representa el corazón donde convergen sincretismos culturales de todo tipo, por lo que al visitar el Zócalo de Cuernavaca tendrás muchas opciones interesantes que conocer.

 

Estos son los lugares obligados para visitar.

Un dato interesante, del zócalo de Cuernavaca es que es uno de los únicos lugares que no tiene su catedral justo en la plaza principal y esto se debe a que antes de ser la catedral de la Asunción como hoy la conocemos, fue construida sobre un antiguo templo indígena como un convento franciscano en el año de 1525. A finales del siglo XVIII fue convertida a Catedral, y una de las cosas más interesantes que podrás encontrar además de admirar su arquitectura y sus jardines es que en su interior, después de una restauración, se encontraron unos frescos donde se ven representados, barcos, monjes que son torturados y luego crucificados. Estos frescos narran la historia de la fallida evangelización de Japón por parte de un monje Franciscano Felipe de Jesús. 

Para seguir conociendo más de la historia que encierra este primer cuadro de la ciudad, debes hacer una visita al Palacio de Cortés, sin duda un símbolo de los tesoros que se encuentran en Morelos y que ahora alberga el Museo Regional Cuauhnáhuac. Este lugar fue elegido por Hernán Cortés como su residencia después de la Conquista y también fue edificado sobre las ruinas de una construcción Tlahuica. A lo largo de los años se le fueron dando diferentes usos, desde una cárcel y más tarde sede del gobierno.

Actualmente en el museo podrás recorrer sus pasillos y conocer cómo era la vida de los antiguos pobladores de Morelos a través de más 450 años de historia desde la época Mexica hasta la Nueva España pasando por el Porfiriato y la Revolución Mexicana y en la parte alta del palacio podrás  encontrar los murales pintados por Diego Rivera que cuentan parte de esta historia y son dignos de admirar.

 

 

La plaza de las Armas es donde se encuentra el Palacio de Gobierno, un edificio de estilo barroco y junto a este se puede visitar el Jardín Juárez que tiene como atractivo un hermoso kiosco que fue traído en 1890 desde Inglaterra y diseñado por Gustave Eiffel, es el lugar perfecto para tomar un descanso en una de las bancas de alrededor y disfrutar de la sombra de los árboles y comer unos deliciosos esquites, algodones de azúcar o refrescarte con aguas de frutas, jugos o esquimos que venden ahí mismo.

Otro de los lugares imprescindibles de visitar es el Jardín Borda, este lugar tiene muchas historias que contar, su diseño tiene una mezcla de varios estilos y está inspirado en los jardines de Versalles. Cuenta con diversas fuentes y un estanque grande que en un principio era la fuente de riego para todo el jardín. Su origen data del siglo XVII construido por el sacerdote Manuel de la Borda para que su padre, un acaudalado minero Don José de la Borda, descansará en la residencia que se encuentra dentro del jardín. Al morir su padre convirtió la mansión en un jardín botánico y se dio a la tarea de traer diversas plantas y árboles frutales desde Europa.

 

 

Actualmente puedes recorrer sus pasillos y encontrar entre ellos actividades para disfrutar con los niños como dar un paseo en lancha de remos, pintar piezas de cerámica o simplemente sentarse a disfrutar del ambiente y leer un buen libro. Este jardín también suele ser escenario de muchas actividades culturales como conciertos, danza y actividades teatrales, cuenta con un pequeño museo, librería y una cafetería. Los domingos la entrada es libre.

Después de todo un día de recorridos por estos lugares y llegada la hora de comer, el zócalo cuenta en sus alrededores con todo tipo de restaurantes para disfrutar platillos típicos de Morelos, antojitos mexicanos o si buscas opciones diferentes existen lugares para todos los gustos y presupuestos.

 

Disfrutar de un día en el zócalo de Cuernavaca será una experiencia que te dejará recuerdos inolvidables y estamos seguros que te harán regresar.